Una de las alternativas más populares para rebajar la factura fiscal, son los planes de pensiones; estos planes de pensiones cubren una serie de contingencias como son la jubilación, la incapacidad permanente total o absoluta, la gran invalidez, la dependencia o gran dependencia y el fallecimiento.

 

¿Cómo tributan las aportaciones a un plan de pensiones?

 

Las aportaciones realizadas a un plan de pensiones disminuyen la base imponible del IRPF y por tanto,reducen la cantidad de impuestos que tiene un contribuyente que pagar. Pero tengamos en cuenta que esta reducción de los impuestos a pagar no es más que un diferimiento del pago del impuesto de la renta hasta el momento del rescate, donde el tipo impositivo suele ser menor.

 

La reducción por las aportaciones tiene un límite;  desde el 1 de enero de 2007, las aportaciones a los planes de pensiones desgravarán hasta alcanzar el límite de los 10.000 euros hasta los 50 años(este límite no podrá superar el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas) y 12.500 euros a partir de esa edad (este límite no podrá superar el 50% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas).

 

¿Cómo tributa el rescate de un plan de pensiones?

 

En el momento del rescate del plan de pensiones, sea cual sea el motivo del rescate e independientemente de quien lo cobre y la forma del rescate, las prestaciones del plan de pensiones tributan como rendimiento del trabajoen la Declaración de la Renta.

De este modo, dependiendo del nivel de ingresos del contribuyente se pagarán más o menos impuestos, ya que las prestaciones percibidas elevan la base imponible general.

En el caso de que el rescate del plan de pensiones haya sido por fallecimiento, el  beneficiario que disponga del importe del plan de pensiones estará obligado a tributar por las cantidades percibidas en su Declaración de la Renta yno estará sujeto al Impuesto de Sucesiones.

 

Los contribuyentes que hayan realizado aportaciones al plan de pensiones antes del 31 de Diciembre de 2006, tendrán en cuenta que:

 

-Si la prestación se recibe de forma periódica (renta) en un tiempo determinado, todo el cobro se sumará a la renta del trabajo.

-Si la prestación se recibe en un solo cobro (capital) las prestaciones derivadas                de las aportaciones realizadas hasta 31 de Diciembre de 2006, quedan exentas de tributación el 40% y por tanto, sólo tributa el 60% de esa parte; siempre que hayan transcurrido más de 2 años desde la primera aportación (algo que actualmente se cumple en cualquier caso) El resto de las prestaciones realizadas a partir del 1 de Enero de 2007 no tienen beneficio fiscal cuando se rescata, con independencia de la forma de rescate.