¿Se acerca el fin de las tasas judiciales?

Las tasas judiciales, son un tributo de carácter estatal que deben satisfacer en determinados supuestos los usuarios, ya sean personas físicas o jurídicas, por acudir a los Tribunales y hacer uso del servicio público de la Administración de Justicia. La gestión de este tributo está legalmente encomendada al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. La ley de tasas judiciales fue aprobada hace dos años solo con los votos del Partido Popular y contó con el rechazo de toda la oposición parlamentaria, además del repudio de la mayoría de los actores jurídicos, por entender que la norma consagraba el «modelo mercantilista» de la Justicia. Unos meses después el ministro de Justicia accedió a recudir algunas de estas tasas, a petición de la Defensora del Pueblo. Después de más de dos años de lucha contra las tasas judiciales, injustas y desproporcionadas, parece que por fin se acerca la recta final. Algunas noticias lo avalan y hacen más visible el rechazo generalizado, citamos dos de ellas:

  • La semana pasada, la Audiencia Provincial de Pontevedra eximió a un recurrente de pagar la tasa judicial correspondiente al recurso de una sentencia, por considerarla excesiva. De esta forma, la Audiencia estima la queja interpuesta por el administrador de una sociedad en concurso y al que, para recurrir la sentencia que le condenaba a la pérdida de determinados derechos y al pago de importantes indemnizaciones, se le exigía el abono previo de una tasa de elevada cuantía.
  • La Fiscalía General del Estado, en su Memoria de 2013, ha constatado un “descenso generalizado” en el volumen de actividad de los juzgados de lo Contencioso-Administrativo, radicando una de sus causas en las nuevas tasas judiciales. El fiscal pone varios ejemplos claros, como las multas de tráfico o las sanciones por infringir el horario de cierre de los locales, que antes eran recurridas de forma automática y ahora no lo son por el efecto disuasorio de las tasas.

Ante estas noticias, ¿Cuánto tardarán en derogar la Ley de Tasas?