Desde el 1 de enero de 2016, ha entrado en vigor una reforma del impuesto de sucesiones en Galicia, que implica una exención de pago del impuesto de cada heredero por los primeros 400.000 euros en las herencias de ascendientes, descendientes y cónyuge.

Esta reforma implica que el 99% de los gallegos no pagará impuesto de sucesiones, y el 1% restante pagará menos. Además, esta exención de los primeros 400.000 euros es compatible con otras reducciones como la de adquisición de la vivienda habitual, que puede llegar a tener una reducción de un 99% si el valor del inmueble no alcanza los 150.000 euros, o incluso llegar al 100 % de la reducción si la vivienda es adquirida por el cónyuge del causante, con un límite de 600.000 euros.

La reforma ha sido aplaudida por todos los gallegos, pues con ella Galicia se convierte en una de las comunidades autónomas más ventajosas fiscalmente para heredar.

Sin embargo, se prevé que esta exención fiscal sea temporal (en Junio de 2017 sigue vigente), lo que está llevando a muchos gallegos a beneficiarse de esta reforma dejando sus herencias en vida, a través de la figura regulada en el derecho autonómico gallego del pacto de mejora.

Recordemos, además que la exención de los primeros 400.000 euros, esta se aplica a cada uno de los herederos y por causante.

Gran mejora respecto a la antigua normativa

Esta reforma del impuesto de sucesiones ha supuesto en Galicia una gran mejora respecto a la anterior normativa, en la que sólo estaban exentos los contribuyentes que no superaban los 125.000 euros de base imponible.

Asimismo, otro dato relevante es que en febrero de 2016 el Tribunal Supremo ha declarado que las ganancias obtenidas en vida a través de pactos de mejora y aportación no tributan al IRPF.

En navarro abogados somos expertos en la gestión de herencias y sucesiones, puedes solicitar información =>

Solicitar infomación

 

Un ejemplo práctico del impuesto de sucesiones en Galicia

Pongamos un ejemplo: Un matrimonio casado en régimen de gananciales posee un patrimonio valorado en 2.400.000 euros. Tras la muerte de uno de ellos, se liquida la sociedad de gananciales y el 50 % correspondiente al difunto se transmitirá a sus herederos, es decir, el caudal hereditario asciende a 1.200.000 euros.

El matrimonio tuvo 3 hijos, que fueron instituidos herederos universales a partes iguales, de modo que 1.200.000 euros entre 3 hijos, implica que cada uno de ellos heredará 400.000 euros, y por lo tanto, ninguno de ellos pagará impuesto de sucesiones.

Y esta misma operación se dará cuando fallezca el otro cónyuge superviviente. De modo que nos encontraremos que cada hijo habrá heredado gratis 400.000 euros tanto en la herencia de su padre como de su madre.

 

** ACTUALIZACIÓN 2017: Esta exención de pago del impuesto de sucesiones en Galicia sigue vigente en Junio de 2017