El abogado laboralista es un profesional con nivel técnico jurídico alto, con elevados conocimientos fiscales y mercantiles, habilidad de cálculo, facilidad de comunicación, capacidad de negociación, amplia experiencia, quien permanece accesible para recomendar qué pasos dar y cuáles no en las relaciones laborales.

Casi la totalidad de las empresas contratan un abogado laboralista para que les oriente sobre todos los aspectos de las relaciones laborales con sus trabajadores, ya que conocen la gran importancia de disponer del mejor abogado laboralista.

La mayoría de los empleados sólo recurren a nuestro abogado laboralista en Coruña en casos graves. Sin embargo, el abogado laboralista puede ayudar a lo largo de toda la vida laboral. Merece la pena invertir un poco de dinero en consultar a un abogado laboralista también para prevención y no ir a ciegas, ya que el empleado se juega algo tan serio como su trabajo y derechos, que repercuten en tranquilidad personal y familiar. La primera negociación con la empresa será la celebración del contrato de trabajo que regula los aspectos esenciales de la relación laboral, por lo tanto es importante conocer sus implicaciones. Se entiende que, a veces, la situación manda y el empleado se puede sentir obligado a firmar un contrato que no es el ideal. Aun así, debe conocer sus derechos y obligaciones para distinguir qué situaciones debe o no soportar, los pasos para denunciar abusos que se puedan dar y saber qué puede hacer para mejorar su situación laboral.

Situaciones laborales conflictivas

Un abogado laboralista, al dominar las materias del derecho laboral, es capaz de encontrar las vías idóneas para resolver los problemas más usuales relacionados con:

  • Calendario laboral,
  • Descanso semanal,
  • Excedencias,
  • Horas extraordinarias,
  • Pagas extraordinarias,
  • Sucesión de empresas,
  • Turnos de trabajo,
  • Vacaciones anuales.

 

Principales reclamaciones laborales

En el proceso laboral, no es obligatorio estar asistido por un abogado, ya que las partes (empresario y empleado) pueden defenderse a sí mismas. Sin embargo, es obvio que siempre es recomendable acudir con la asistencia del abogado laboralista para una mejor defensa.

  • Conciliación vida laboral. Reducciones de jornada o excedencias para conciliar la vida laboral y familiar.
  • Sin causa o ausencia de prueba, error en el cálculo de la indemnización, etc. El trabajador dispone de un plazo de 20 días hábiles para impugnar el despido.
  • Faltas y sanciones. Una sanción no tiene por qué llevar aparejada el despido, aunque sea calificada como “muy grave”
  • Modificación de condiciones de trabajo: funcional, geográfica, sustancial. La modificación llevada a cabo por el empresario debe cumplir unos requisitos formales y temporales. Se pueden impugnar modificaciones de jornada, salario, turnos de trabajo, funciones, etc. Si el trabajador no las acepta, pueden dar lugar a la extinción indemnizada del contrato de trabajo.
  • Reclamación de cantidad. El plazo de reclamación es de un año.
  • Traslados o desplazamientos. Cambios en el lugar de trabajo de manera temporal o definitiva impuestos por el empresario.

 

Consulta a nuestros abogados laboralistas

 

El SMAC en A Coruña

Las reclamaciones a las empresas exigen un intento de conciliación en el SMAC, con el objetivo que la empresa y el trabajador alcancen un acuerdo sin necesidad de que la controversia llegue a los tribunales. Para este trámite se suele ir acompañado por un abogado laboralista en Coruña.

Los acuerdos alcanzados en el acta de conciliación laboral realizada en el SMAC tienen la misma fuerza vinculante que una sentencia.

 

Los Juzgados de lo Social en Coruña

Si no se alcanza un acuerdo en el SMAC, se debe presentar una demanda ante los Juzgados de lo Social para obtener un resultado satisfactorio.

En el caso de que el juez no estime la demanda, solo hay que satisfacer los honorarios pactados con el propio abogado.

No existe la condena en costas en el ámbito laboral.

Share This